La organización económica

No toda labor es trabajo: el trabajo es la labor productiva realizada para terceros, donde el principal objetivo es obtener dinero, es decir, una tarea altamente alienada, donde el objetivo no es el producto sino la retribución. Lo que caracteriza la estructura económica es la forma en la que el derecho de propiedad habilita el lucro sobre el trabajo ajeno en forma de renta. La única manera de combatir la desigualdad de una sociedad en la que algunos viven del trabajo propio y otros del trabajo ajeno, es aboliendo el trabajo, aboliendo las clases, eliminando ese andamiaje económico apuntalado en una desigualdad en la producción y una desigualdad en el consumo.
leer artículo completo

25 años ¿De qué me sirve la política?

La democracia contemporánea es un modelo hobbesiano más refinado que el corporativo, donde el Leviatán está introyectado, una especie de reforma luterana en la cual la función papal es desplazada hacia un perpetuo vigilante interior. En su aspecto moralizante y en su legitimación por antonomasia, la democracia es una forma sublimada de los estados religiosos.
leer artículo completo

El Hombre Ganado II: La retirada del suelo existencial del hombre

Sacar al hombre del Hombre; al afuera, de la ficción; al vínculo, de la devoración de los cuerpos; al orden, de la obediencia; al cuidado, de la privación; al otro, de la amenaza; y al mérito, de la capacidad de consumo, parecen ser piedras de toque para pensar contra el hombre ganado, como el hombre a devorar y como resultante del derecho que pesa sobre los hombres de ser adquiridos por otros.
leer artículo completo

El Hombre ganado

La evasión y la analgesia producida por el consumo de una realidad de industria tiene efectos sociales, culturales y económicos devastadores. Ni siquiera se discute, ni siquiera se sospecha, la coincidencia de las condiciones de posibilidad que se desprenden de estos dos esquemas de organización social: la “libertad del encierro” extrema la misma red de producciones de sentido que produce la amenaza de la que se pretende huir. […] Quienes huyen, reaccionan cuando se sienten amenazados reforzando las estructuras que generan las condiciones de posibilidad de la amenaza.
leer artículo completo

Linchamientos: la mano propia

No tengo idea de cómo funcionará en otras partes, pero aquí en Occidente pienso que un linchamiento no es cualquier acto violento, ni la pura respuesta violenta a la violencia: es una construcción simbólica en el plano colectivo cuya violencia primera no impacta sobre la víctima, sino sobre el orden que regula la situación social. En el linchamiento hay una unanimidad y una víctima, y hay la tolerancia de lo violento en el seno de una instancia de excepción. No hay justicia, ni hay estrictamente venganza. Hasta aquí, no hay grandes diferencias respecto del sistema judicial contemporáneo. Lo que lo vuelve incómodo para la sociedad es que la unanimidad en cuestión no es la misma. Quizás convenga preguntarnos en principio,…

Quiera el pueblo votar: Notas acerca de la obligatoriedad del voto

En junio del año pasado, se publicó en el Boletín Oficial la promulgación de la reforma del Código Electoral Nacional […] Un sistema clásico de vigilancia, arcaico y visiblemente corporativo, se pone en juego hasta en la más ínfima de las jurisdicciones, legislando incluso el gobierno nacional acerca de las obligaciones de fiscalización cívica que pesan sobre empleados administrativos municipales. No es un despliegue menor. ¿Por qué lo hacen?
leer artículo completo

El sueño de los justos

Las absoluciones del caso judicial que se conoce con el nombre de la víctima, Marita Verón, generaron una indignación masiva. Otra vez la indignación. Increíblemente, cuando todo el mundo considera que existe una compleja red de connivencias, responsabilidades y complicidades de las autoridades con la red de trata, se le pide a las autoridades que resuelvan algo condenando a un grupo de acusados. El grueso de la indignación adviene porque quienes son considerados culpables no se condenan a sí mismos. Increíblemente seguimos esperando un milagro: el milagro de que la sociedad no sea lo que es. De manera análoga a la mujer golpeada que disculpa a su agresor, desde abajo aceptamos los llantos de la hipocresía de los poderosos, aceptamos…

Querer querer y poder poder

Los indignados de la Propiedad no pueden, o no quieren, ver la relación directa entre el tener y el no tener. Entonces uno no puede menos que asombrarse y desconocer al sentido común que grita que en un mundo donde hay gente sin techo, hay casas vacías. ¿Qué pasa cuando la voluntad general no es la Voluntad de la Ley?
leer artículo completo

Gato por liebre

Ayer, 13 de septiembre, por la noche, varias multitudes se manifestaron en distintos puntos de Argentina con un masivo cacerolazo. La convocatoria, lanzada desde las sombras de ese mundo paralelo al que nos vamos acostumbrando de a poco, y que nombramos ambiguamente como redes sociales, tuvo un éxito rotundo. El recurso del cacerolazo muestra cómo es que se incorporan a la normalidad ciertos episodios que han sido excepcionales cuando aparecieron. Esta remembranza acaba consiguiendo reemplazar lo nuevo con lo viejo, lo disruptivo con lo conservador.
leer artículo completo