Pandemonio

Estamos encerrados y la gente aplaude. Esta imagen no se le hubiera ocurrido al peor de los distópicos. Tiendo a detestar a las personas porque amo a la humanidad, o al menos a su faceta más sublime. Y me repito entonces, autocompasivo: es lo que hay.
leer artículo completo