En 2006 comencé este blog en medio de la elaboración del texto que compone el libro segundo de En torno a la anarquía. Ambos textos (libros primero y segundo, 2003 y 2007 respectivamente) pueden descargarse en formato pdf en la página de descargas.

Desde aquél momento muchas cosas han cambiado. Entre ellas, muchas de las ideas que componen esos textos, y especialmente ciertas ideas que componen su fundamento. Eso, espero, será apreciable cada vez más con los nuevos textos que van apareciendo, pero ya es notorio cómo la base de apoyo de muchas cuestiones han cambiado radicalmente. Esto no es casual: mi participación en el Grupo Acontecimiento entre 2008 y 2016, y en la Federación obrera Regional Argentina (FORA) desde 2007 hasta la actualidad, ha impactado muy intensamente en mi forma de pensar.

No deja de llamarme la atención que, a pesar de haber cambiado tan intensamente ciertas ideas fundamentales, hay todo un cuerpo de ideas que sigue su curso y parece resistir a esos embates. De alguna manera, aún cambiando cimientos, hay un armazón que parece consolidarse con el tiempo, según la máxima de que mierda que no mata engorda.

En todo caso, dejo disponible lo anterior, al menos lo más significativo, porque puede servir para observar la evolución de esas ideas de las que nadie es propietario.

Este blog, su caracter y el sentido que pueda tener también cambió. Mi intención ya no es crear un espacio de debate (hay ya demasiados actualmente) sino continuar publicando, según pueda, aquellas cuestiones que considero de interés para pensar nuestra existencia colectiva con las derivas de un pensamiento constante en torno a la anarquía. Todo esto sólo puede ser de utilidad si aporta algo a la discusión colectiva en cada espacio de acción política, económica o social.

Pienso que estamos en un momento histórico que tiene por limitación principal las ideas que nos organizan. Pienso que es imprescindible pensar y abocarnos colectivamente a fundar las bases de una nueva forma de mirar el mundo. Y pienso que es útil que hagamos circular aquellas cosas que vamos produciendo para que sirvan de insumo a un proceso que seguramente llevará más tiempo del que quisiéramos, y más esfuerzo y más conflicto y más dedicación. No hay acción sin ideas, pero en ocasiones hay ideas sin acción, ideas que no brotan de un pensamiento sino de cierto automatismo. Si tan sólo pudiéramos romper esos automatismos estaríamos ya dando un paso, insuficiente pero imprescindible, para cambiar las condiciones de nuestra sociedad.

En otro orden de cosas, incorporé hace tiempo una página de Facebook con idéntico nombre. E incorporo también ahora una página para contribuir económicamente si alguien lo desea, lo cual es para mí tan importante como para cualquiera, dado que producir lleva tiempo y la guita compra tiempo.

Salud,
hernún, junio 2017.