Que se vayan todos: Buenos Aires 2017

Repetir 2001 es una idea equivocada. Lo único repetible de 2001 es aquello que 2001 tuvo de nefasto. Lo propiamente nuevo de 2001, aquello que reivindicamos desde aquella vez, es precisamente lo que excede la cuestión y es, por lo tanto y en tanto exceso, irrepetible.
Quizás me apresure en suponer lo que vendrá, quizás me exceda en un análisis anticipando, pero es imprescindible arriesgar errores distintos, y esta es una situación que huele a repetido.
leer artículo completo